Motivos para ir a un fisioterapeuta: 6 situaciones en las que necesitas un profesional

Motivos para ir a un fisioterapeuta: 6 situaciones en las que necesitas un profesional

Motivos para ir a un fisioterapeuta

Tarde o temprano, todos nos tenemos que poner en manos de un especialista. Da igual que seamos deportistas, sedentarios o que nuestro estilo de vida mezcle la actividad física y el descanso. De repente, los problemas físicos aparecen y necesitamos ayuda. Hoy, vamos a explicarte algunos motivos para ir a un fisioterapeuta. ¿Has pasado por alguna de estas situaciones?

En Encrucillada.es apostamos de manera decidida por un estilo de vida saludable. Creemos que los buenos hábitos repercuten de manera positiva en nuestro cuerpo y nuestra mente. Por eso, la fisioterapia nos parece un aliado al que acudir regularmente, no un salvavidas en el que apoyarnos solo en casos urgentes. 

Nuestras visitas a fisioterapeutas en Palma de Mallorca son periódicas y no solo porque podamos tener algún problema físico, sino también como método de prevención de lesiones, dolores o afecciones. Te explicamos a continuación las situaciones más típicas por las que acudimos a profesionales de este campo. 

Estos son nuestros motivos para ir a un fisioterapeuta

Aquí tienes los 6 motivos para ir a un fisioterapeuta que consideramos más relevantes:

  1. Lesiones musculoesqueléticas.
    Si has sufrido una lesión en los músculos, huesos, articulaciones o tejidos blandos, como esguinces, distensiones, fracturas, tendinitis o bursitis, un fisioterapeuta puede ayudarte a recuperarte más rápidamente y a restaurar la función y la movilidad.
  2. Dolor crónico.
    Si padeces dolor crónico en cualquier parte del cuerpo (principalmente en la espalda, el cuello, los hombros o las rodillas), este especialista está en disposición de trabajar contigo para identificar las causas subyacentes del dolor y desarrollar un plan de tratamiento personalizado para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida. Solo los pacientes que padecen dolor crónico saben qué es tener que lidiar con este inconveniente cada día. 
  3. Rehabilitación después de una cirugía.
    Otro de los motivos para ir a un fisioterapeuta que consideramos más importantes. Después de someterte a una cirugía ortopédica, como una artroscopia de rodilla, una reparación de ligamentos o una cirugía de reemplazo de cadera o rodilla, la fisioterapia puede ser fundamental para ayudarte a recuperarte completamente y volver a tus actividades normales lo antes posible.
  4. Prevención de lesiones.
    ¿Sabías que un fisioterapeuta puede ayudarte a identificar y corregir desequilibrios musculares, problemas de postura o movimientos incorrectos que podrían aumentar tu riesgo de sufrir lesiones en el futuro? Mediante el desarrollo de un programa de ejercicios y técnicas de prevención de lesiones, puedes reducir el riesgo de lesiones y mejorar tu rendimiento deportivo.
  5. Mejora del rendimiento deportivo.
    Precisamente, si tu estilo de vida es activo, el fisioterapeuta puede convertirse en un gran aliado para ti y para tus entrenamientos. Los atletas y deportistas de todos los niveles pueden beneficiarse de la fisioterapia para mejorar su rendimiento deportivo, prevenir lesiones y acelerar la recuperación después del ejercicio intenso. Un fisioterapeuta puede ayudarte a optimizar la biomecánica, mejorar la fuerza y ​​la ​​flexibilidad y ​​desarrollar un programa de entrenamiento específico para tus necesidades deportivas.
  6. Mejora de la movilidad y la función.
    Finalmente, el sexto de los motivos para ir a un fisioterapeuta que vamos a darte es que si experimentas dificultades para moverte o realizar actividades diarias debido a una discapacidad, enfermedad crónica o envejecimiento, un fisioterapeuta puede trabajar contigo para mejorar la movilidad, la fuerza y la función física, y ayudarte a mantener tu independencia y calidad de vida.

Y bien, ¿cuándo sueles acudir y cuántas veces a un especialista de este tipo?